Las ventajas e inconvenientes de criar a un niño bilingüe

Las ventajas e inconvenientes de criar a un niño bilingüe

A los cuatro meses de edad, el cerebro del bebé logra albergar todos los sonidos posibles y discriminar dos lenguas diferentes.

Desde siempre se ha valorado mucho el que una persona pueda hablar más de un idioma. En la edad adulta se abren más puertas a nivel laboral. Lo mismo en la relación e interacción con personas de diferentes nacionalidades. “El bilingüismo aporta una gran cantidad de beneficios, por ello, muchas familias deciden hablar a sus hijos en varios idiomas desde su nacimiento”.

Al nacer, el bebé aprende a hablar la lengua materna sin problemas, pero consigue acceder a otras. En el aprendizaje de los diferentes idiomas, se observará la intención comunicativa y el uso de ambas lenguas, porque existe un doble recurso, algo que niños que solo hablan un idioma no poseen. El bilingüismo en el bebé no causa retraso en la adquisición del lenguaje ni en el desarrollo del habla. Pero, sí afecta positivamente a su capacidad cognitiva, así como a las estructuras cerebrales que la sustentan.

Es importante una correcta interacción lingüística desde el nacimiento

Cuanto más tiempo se tarde en introducir una segunda lengua, existirá una mayor dificultad para su comprensión y asimilación. Los bebés se benefician de no presentar una lengua registrada. Esperar más allá de los 11 meses dificultará la adquisición. Para que el aprendizaje de una segunda lengua sea real por parte de un nativo, más allá de los 2-3 años del niño podría observarse, algún aspecto en la pronunciación que las personas nativas no tienen.

A partir de los ocho meses, los bebés son capaces de diferenciar otras lenguas con las que no han tenido contacto, lo que les permite recibir la información más relevante para discriminar una de otra. Esto denota una adaptación específica del sistema atencional del cerebro. Otro aspecto a destacar es el control ejecutivo de la flexibilidad mental, ya que a esa edad, incluso cuando aún no han comenzado a hablar, pueden adaptarse a los cambios de idiomas respecto si les habla un familiar u otro.

Si los padres del niño, hablan dos lenguas perfectamente e interactúan con el niño en las dos, él es capaz de reconocer los sonidos de cada una de ellas. Esa exposición va acompañada de un componente emocional y comunicación personal. La sola exposición auditiva no es suficiente. Con el tono, los gestos o las expresiones y gracias a la neuroplasticidad del órgano, el bebé se moverá libremente en su ambiente.

El cerebro de un niño bilingüe debe esforzarse más

El cerebro en un niño que hable dos idiomas tiene que esforzarse más (existen probables cambios estructurales), para discriminar las diferentes lenguas y elegir en cada momento. Esto se incrementa si se inicia en un tercero (idioma). Estudios sobre bilingüismo hablan de una ralentización en la enunciación del concepto. Sin embargo, uno de los retos más importantes para los niños bilingües es aprender a diferenciar las dos lenguas. Los primeros años del niño y de forma involuntaria, se puede observar alguna mezcla en los idiomas, pero este es un fenómeno transitorio.

En Cesaplorca estamos a tu disposición. Déjanos ayudarte desde nuestra unidad de logopedia. + info 968 100 006 o en nuestro formulario de contacto.

Vivir con afasia: Cada palabra es una montaña

Vivir con afasia: Cada palabra es una montaña

¿Qué es la afasia?

La afasia es un trastorno que afecta la manera en que te comunicas. Puede afectar el habla, además de la forma en que escribes y comprendes el lenguaje escrito y oral.

La afasia es frecuente tras daños cerebrales, como un ictus, un golpe grave en la cabeza, un tumor o una infección en el cerebro, entre otras causas. De hecho, entre el 21% y el 38% de los pacientes que sufren un infarto cerebral desarrollan este trastorno.

Síntomas que produce

La afasia es un síntoma de alguna otra afección, como un accidente cerebrovascular o un tumor cerebral.

Las siguientes conductas son frecuentes en personas con afasia:

  • Hablar con oraciones cortas o incompletas
  • Decir oraciones sin sentido
  • Sustituir una palabra o un sonido por otro
  • Decir palabras irreconocibles
  • Dificultad para encontrar las palabras
  • No comprender conversaciones de otras personas
  • No entender lo que leen
  • Escribir oraciones sin sentido

En Cesaplorca estamos a tu disposición. Déjanos ayudarte desde nuestra unidad de logopedia en todo el proceso. + info 968 100 006 o en nuestro formulario de contacto.

Usar chupete y chuparse el dedo: ¿sí o no? Beneficios e inconvenientes

Usar chupete y chuparse el dedo: ¿sí o no? Beneficios e inconvenientes

Aunque este habitual dispositivo infantil puede reducir el estrés y ayudar a aprender la succión en prematuros, los expertos advierten de que también predispone a sufrir otitis e interfiere en el desarrollo del lenguaje.

El uso del chupete es algo habitual en la crianza de los hijos, ya que calma el llanto del bebé, les ayuda a conciliar el sueño y reduce el estrés y el dolor, situaciones que, cuando se dan, afectan al bienestar de los pequeños, pero también al de sus padres y madres. No obstante, cada vez son más los expertos que alzan también la voz para incidir en sus efectos adversos. Se puntualiza que “su utilización conlleva tanto beneficios como riesgos y su empleo es motivo de controversia porque se suele recomendar o desaconsejar basándose en experiencias personales y no siempre en pruebas científicas”. Entonces, ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de usarlo?

“La palabra chupete en inglés se llama pacifier, que significa pacificador y se refiere a un objeto que tranquiliza”. Efectivamente con él se logra reducir el estrés y dolor abdominal en procedimientos desagradables, algo importante en bebés que requieren pasar por neonatología; puede contribuir al aprendizaje de la succión en prematuros y disminuye el riesgo de muerte súbita, particularmente si se utiliza durante el sueño.

En cuanto a los riesgos, sobre todo ocurren si se introduce de forma temprana. “Puede producir dificultades en la lactancia porque, al satisfacer la necesidad de succión, disminuye el vaciado del pecho y la producción de leche materna. La mayoría de las sociedades científicas recomiendan que su uso se posponga hasta el mes de vida para lograr que el amamantamiento quede bien establecido”. Además, que la utilización frecuente también puede predisponer a infecciones del oído medio u otitis, es decir, el proceso inflamatorio e infeccioso del conducto medio del oído, y a infecciones de la mucosa oral por un hongo llamado cándida que habita en la flora bucal.

Respecto al hecho de chuparse el dedo, la pediatra indica que muchos pequeños tiran de pulgar para tranquilizarse porque “lo tienen totalmente accesible”. Para la medicina, esta rutina debería parar entre los 18 y los 24 meses: “Succionar es un reflejo”.

Chuparse el dedo es un acto innato. Se ha evidenciado que, en periodos intrauterinos, a partir de los siete meses de gestación, es habitual que muchos bebés lo hagan”. El empleo abusivo y prolongado del chupete o de la succión del pulgar puede interferir en el desarrollo del habla o, incluso, del lenguaje, dando lugar a anomalías en las estructuras dentomaxilofaciales. Por ejemplo, también se pueden alterar los órganos fonoarticulatorios debido a que interfiere en el correcto desarrollo de estos órganos en la primera infancia, llevando a dislalias orgánicas y funcionales que repercuten en la pronunciación de algunos sonidos en el lenguaje oral.

Una retirada respetuosa

“Las alteraciones que se producen por el empleo del chupete afectan en este orden: a la respiración, masticación, deglución y posición de reposo lingual, y, por tanto, al habla. El uso prolongado del mismo se da a consecuencia, en muchos momentos, de la falta de oportunidades para la conciliación y, con él, el bebé o niño se calma, pero no aprende a gestionar sus emociones más allá del control a través de un objeto artificial”. Cuando los padres decidan quitárselo han de valorar los momentos en los que lo usa su hijo y hacerlo de un modo respetuoso, sin una retirada con engaño o haciéndolo desaparecer, porque con ello, aumentaría en el niño el nivel de ansiedad.  “Un chupete mal retirado lleva al dedo. Yo recomendaría a los padres consultar con un profesional y pensar en las consecuencias de hacerlo mal y deprisa”.

En Cesaplorca estamos a tu disposición. Déjanos ayudarte desde nuestra unidad de logopedia en todo el proceso. + info 968 100 006 o en nuestro formulario de contacto.

¿Tu hijo tarda en hablar? | ¿Qué puedes hacer?

¿Tu hijo tarda en hablar? | ¿Qué puedes hacer?

¿RETRASO EN EL DESARROLLO DEL LENGUAJE?

Desde nuestra Unidad de logopedia recomendamos evitar reírse de la pronunciación indebida del niño. Ya que, aunque esto puede parecer algo insignificante, dificulta la mejora comunicativa del pequeño.

Las personas usamos el lenguaje para comunicarnos de un modo verbal y no verbal. Entre las cosas a las que más atentos están los padres en el desarrollo de sus hijos es en el habla; incluso llega a causar cierta inquietud cuando no se logra establecer entre los parámetros tildados de habituales.

Nuestros profesionales recomiendan: sentarse con el pequeño en un espacio tranquilo y cómodo y leerle sus cuentos preferidos de un modo lento para que perciba la pronunciación y observe la colocación de la boca a la hora de emitir los sonidos. El logopeda es el que puede determinar si existe un problema severo o el desarrollo lingüístico del niño resulta lento. Nuestros profesionales aseguran que en estos casos puede hablarse de episodios que requieran de un tratamiento especializado, como ocurre con:

  • Los problemas de audición: No escucha lo que se le dice.
  • El trastorno específico del lenguaje, como una persona que lleva un retraso severo del lenguaje de más de 2 años.
  • El trastorno del espectro autista (TEA): Impide una correcta comunicación y destrezas sociales con los demás. Es importante observar el modo de actuar con niños y adultos.

Para que el desarrollo del lenguaje no se vea alterado, nuestras logopedas, sostienen que: “Son necesarios unos prerrequisitos del lenguaje, como el contacto ocular, la imitación, el juego simbólico, el señalado, la atención o los turnos conversacionales (puede ser a través de las miradas). Aquí explicamos lo que ocurre en un desarrollo normativo:

  • Alrededor de los seis meses, el niño comienza a emitir ciertas vocalizaciones, balbuceos e incluso sonríe a familiares.
  • Al año produce algunos sonidos, empieza a comprender palabras o dirige su mirada a quien escucha hablar.
  • A los dos años produce en torno a 15 o 20 palabras. Es capaz de combinar dos elementos y comprende órdenes sencillas.
  • Aproximadamente a los tres años, usa frases de más de dos palabras, comprende partículas interrogativas y articula muchos fonemas de forma correcta.

Recomendamos la visita a nuestra Unidad de Logopedia para ayudar a los más pequeños que puedan empezar a entender el mundo que les rodea con el habla.

UNIDAD DE PSICOLOGÍA PARA ADOLESCENTES

UNIDAD DE PSICOLOGÍA PARA ADOLESCENTES

La Unidad de Psicología para Adolescentes nace por el aumento de la problemática psicológica que afecta a niños y adolescentes, así como la alta demanda de nuestros usuarios de este servicio en la actualidad, ponemos en marcha una Unidad especial de Atención  Psicológica para Adolescentes (11-19 años | consúltenos y atenderemos su caso).

EL EQUIPO:

Nuestros compañeros con larga experiencia en esta área de intervención, está formado por:

  • Siete psicólog@s,
  • Dos neuropsicólogas
  • Una nutricionista 
  • Dos logopedas 
  • Una podóloga
  • Un fisioterapeuta,

OBJETIVO:

Nace para dar una respuesta integrada a todos los usuarios que lo necesiten, así como a sus familias.

INTERVENCIÓN:

  • INDIVIDUAL
  • GRUPAL
  • FAMILIAR
  • EN DOMICILIO

METODOLOGÍA:

Nuestra propuesta es abordar cada caso de un modo personalizado bajo una metodología TRANSDISCIPLINAR.

En lugar de acometer la intervención desde cada especialidad de un modo independiente, se realiza bajo una perspectiva holística (como un conjunto organizado) que va más allá que cada disciplina por separado, cuya finalidad es conseguir una mayor eficacia en los resultados de nuestra intervención.

PROBLEMÁTICA | TRASTORNOS QUE TRATAMOS:

  • Prevención del riesgo de suicidio
  • Conductas autolesivas
  • Agresividad dentro y fuera del contexto familiar
  • Adicción a las nuevas tecnologías: Videojuegos, redes sociales, juegos de azar
  • Adicciones a sustancias
  • Acoso escolar (bullying)
  • Ciberbullying
  • Aislamiento social
  • Necesidades educativas especiales (Becas N.E.E.)
  • Orientación vocacional y profesional
  • Orientación académica | Dificultades escolares
  • Baja autoestima | Timidez | Inseguridad | Complejos
  • Fobias
  • Obsesiones
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Trastornos de la Conducta alimentaria (Anorexia, Bulimia, Obesidad, etc.)
  • Trastornos del desarrollo y del aprendizaje
  • Evaluación neuropsicológica
  • Etc.

Así pues, desde la Unidad de Psicología para Adolescentes, les invitamos a que nos consulte su caso.

Lo estudiaremos minuciosamente desde todas las áreas.

Le propondremos la mejor fórmula que se adecue a las necesidades de sus hijos y al contexto familiar.

Quedamos a su disposición.

Será un placer ayudarles.