Las técnicas de sugestión e hipnosis como procedimientos terapéuticos, son conocidas desde hace mucho tiempo, ya en el antiguo Egipto eran utilizadas para sanar diversas dolencias. Sin embargo, su mala prensa e inadecuada utilización (sobre todo por la televisión) han provocado que se creen alrededor de ella una serie de mitos que poco o nada tienen que ver con esta técnica psicológica.

Actualmente, la hipnosis está reconocida por la ciencia como una herramienta psicológica más, así como son muchos los estudios que han demostrado su utilidad en diversas dolencias como:

  • Dolor
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Trastorno de estrés postraumático
  • Fobias
  • Problemas emocionales (inseguridad, baja autoestima, duelo, etc).
  • Adicciones

Pese a estos resultados son muchas las personas que tienen miedo a esta técnica, en parte por su uso a modo de espectáculo y en otras ocasiones por la falta de información.

¿Cuáles son aquellos mitos y conceptos erróneos más frecuentes sobre hipnosis?

  1. ¿Cualquier persona puede ser hipnotizada?

La capacidad de sugestión es algo que tenemos todas las personas, de hecho, ocurre muchas veces de manera natural en nuestras vidas, sólo que no somos conscientes de ello.

Todas las personas son hipnotizables, aunque no todas son igualmente sensibles a esta técnica, de ahí la importancia de contar con un buen profesional que esté acreditado para usar esta técnica.

 

  1. ¿Pueden hipnotizarme aunque yo no quiera?

Para entrar en hipnosis es fundamental la colaboración del paciente, dado que tiene que imaginar o visualizar las sugestiones que va realizando el hipnoterapeuta.

 

  1. ¿Pueden forzarme a decir o hacer cualquier cosa, en contra de mi voluntad cuando estoy hipnotizado?

Al igual que el paciente no puede ser forzado a entrar en hipnosis tampoco puede serlo para hacer o decir cosas en contra de su voluntad, incluso el paciente puede poner fin a la sesión cuando lo considere.

 

  1. ¿Es posible que no pueda despertarme una vez que estoy hipnotizado?

Durante la hipnosis la persona experimenta un estado profundo de relajación, pero a la vez es consciente de todo lo que está sucediendo. Fruto de ese estado de relajación puede ocurrir que la persona acabe durmiéndose, pero no quedará hipnotizada para siempre, simplemente bastará con despertarla como a cualquier persona.

 

  1. ¿Es una técnica que implica la pérdida de consciencia?

El estado hipnótico se podría definir como un estado intermedio entre la vigilia y el sueño, durante el cual la persona re-experimenta aquellos pensamientos, sentimientos y comportamientos que le producen malestar bajo un estado de trance o relajación profunda, con ello lo que se pretende es poder cambiar lo que le produce sufrimiento en estado de vigilia (en su vida actual).